Inspección en energías renovables

Inspección en energías renovables

1 Los parques eólicos de aerogeneradores y las granjas de paneles solares suponen ya una importantísima fuente de energía para muchos países y su importancia aumenta año tras año. Por ejemplo, la industria eólica emplea en la actualidad a 670.000 personas y existen 225.000 turbinas de viento o aerogeneradores en todo el mundo. Las estadísticas muestran una continua expansión con un crecimiento anual del mercado de casi el 10%. A su vez, las granjas solares aumentan en número y mejoran su tecnología para proporcionar energía a millones de hogares.

2 Solo la planta de generación de energía solar en el desierto de Mojave, en California, genera la electricidad suficiente para alimentar 232.500 casas. Queda claro, por tanto, que se trata de un sector fundamental para cumplir con las necesidades energéticas mundiales tanto en el presente como en el futuro. Pero, lejos de ser perfecta, estas tecnologías requieren de buenas técnicas de inspección regular para su mantenimiento y prevención de fallos. EKOFASTBA proporciona en este aspecto una visión privilegiada para sus inspecciones.

3 En el sector eólico, el fallo de la caja de velocidades es una de las principales causas de fallo y su coste comprende el 10% del coste total del aerogenerador. Este fallo provocan tiempos de inactividad dos o tres veces mayores que cualquier otro fallo de componentes y se tarda alrededor de una semana para reemplazarlos. Las cajas de velocidades fallan por la abrasión, adhesión y rozamientos continuos que sufren causados por la corrosión y el estrés por curvamiento.

4 Se ha observado que antes de que una caja de velocidades falle, ésta se calentará hasta que el calor no se pueda disipar y falle estructuralmente o acabe prendiéndose fuego. Los sensores térmicos y otros dispositivos de teledetección embarcados en los drones de EKOFASTBA contribuyen al mantenimiento preventivo de estas cajas y otros componentes como motores, hélices y postes (solo la caída de hélices ha provocado 1500 accidentes y 112 muertes desde el año 2000, ya que estas al romperse o fragmentarse lanzan partes que alcanzan centenares de metros de distancia que pueden caer sobre núcleos de población).

5 Por su parte, las instalaciones de paneles solares en granjas de generación de energía solar también sufren desgastes y anomalías a lo largo del tiempo, tales como problemas de interconexión, diodos de derivación defectuosos, cortocircuitos, mal funcionamiento de las células fotovoltaicas o fragmentaciones en los paneles. Estas anomalías se muestran fácilmente como puntos calientes utilizando los sensores termográficos e infrarrojos de EKOFASTBA.

6 Las imágenes térmicas pueden ser tomadas bajo varias condiciones de carga y descarga de las células. Una vez se detecta una anomalía, si la imagen está geolocalizada de forma precisa mediante GPS, la localización, inspección y reparación o sustitución de las células o componentes dañados en grandes granjas solares es inmediata. Además, con nuestra tecnología los paneles solares no necesitan ser desconectados para su inspección, ahorrando costes por tiempo de inactividad.

7 Finalmente, las cámaras NIR y SWIR de EKOFASTBA proporcionan una forma novedosa de detectar las células fotovoltaicas defectuosas, al utilizar la luz infrarroja para detectar la electroluminiscencia de las mismas con el paso de la corriente eléctrica. No solo podemos detectar si una célula está en mal estado, sino ver con gran detalle dentro de cada célula y determinar anomalías como fragmentaciones en su interior con gran facilidad.

Inspección completa de aerogeneradores para el buen mantenimiento y funcionamiento de parques eólicos, por medio de vehículos aéreos no tripulados dotados de dispositivos de sensorización remota tales como cámaras fotográficas y de vídeo de alta resolución, cámaras termográficas e infrarrojas y cámaras multi e hiperespectrales. Nuestra solución erradica por completo los accidentes fatales derivados de la inspección ocular en altura tradicional llevada a cabo por operarios técnicos, a la vez que contribuye a ahorrar en el mantenimiento de los parques eólicos y evitar tiempos de inactividad y accidentes provocados por el fallo de componentes. Todo ello reduciendo los tiempos de inspección y aumentando la frecuencia de las inspecciones para una gestión más profesional y pormenorizada.
Inspección completa de granjas solares a pequeña o gran escala, por medio de sensores de teledetección térmicos e infrarrojos embarcados en nuestra amplia flota de drones, lo que hace que el proceso de inspección sea semiautónomo y principalmente muy eficiente tanto temporal como económicamente. La tecnología de EKOFASTBA ve mucho más allá de lo que veían las inspecciones tradicionales.